Como expertos en realizar mudanzas de oficinas en Bilbao, hemos recopilado en este post algunas de las complicaciones habituales en este tipo de transporte. Si cambiar de casa ya es engorroso, la cosa se complica cuando se trata de una empresa. Pensemos que son muchas las personas que deben trasladarse y muchos los objetos y enseres. Además, hay que hacerlo en poco tiempo para que afecte lo menos posible a la actividad económica.

Una de las pautas básicas en este tipo de tareas es asegurar los objetos de mayor valor. Como empresa de mudanzas, contamos con un seguro que cubre posibles daños de los enseres que transportamos, pero no engloba todos ellos. Por eso, te aconsejamos que contrates un seguro aparte para las piezas más frágiles, las obras de arte, las maquetas de patentes, etc.

Como especialistas en mudanzas de oficinas en Bilbao, sabemos que hay que tener especial cuidado con los dispositivos eléctricos y los equipos informáticos. Son la principal herramienta de trabajo de los empleados. Además de ser objetos pesados, son muy frágiles, por lo que requieren un embajale y un cuidado especiales. Debes prever que algún ordenador puede desconfigurarse y necesitarás técnicos que lo pongan a punto en el nuevo destino. Será preciso, por tanto, un equipo que se encargue de montar correctamente todos estos dispositivos en el menor tiempo posible.

Por supuesto, como en toda mudanza, la organización es clave. Tendrás que pensar en qué es lo prioritario. Desde Mudanzas T.L.D. te aconsejamos avisar a tus clientes del traslado por si el servicio que les prestas puede verse afectado. 

Llámanos si necesitas hacer una mudanza de oficinas. Nuestra empresa tiene años de experiencia en el sector y solo contamos con los mejores profesionales. no lo dudes y pide más información.